Historias de Aplicación

El Streamliner Valley Fever se Mueve a Alta Velocidad
 

El Streamliner Valley Fever y el equipo en la exhibición del Grand National Roadster Show en Pomona, California.

Brad Bosworth tiene necesidad por la velocidad, un soldador profesional y un entuciasta de las carreras de toda la vida, realizó una visita a Bonneville SpeedWeek en Utah en 2009. Al final del encuentro de siete días en la carrera, le surgió la idea de construir su propio coche.

Después de 3 años y medio, incluyendo tardes y fines de semana de los que Bosworth quisiera, surgió en el garage de su casa en Fresno, California el streamliner "Valley Fever". Valley Fever es un tramo de acero inoxidable y aluminio de 30 pies de largo. Debajo del chasis hay un motor de motocicleta turbo, una Suzuki de 1.4 litros, 650 caballos de fuerza, para ser más específicos. El vehículo pesa alrededor de 2,300 libras y su velocidad máxima hasta ahora es de 267 millas por hora.

Bosworth, un inspector de soldadura certificado y un gerente de operaciones de Technicon Engineering Services dijeron: "Fue un proyecto muy grande". "También podría haber tratado de construir un avión". "No tenia idea a lo que me estaba enfrentando". "Parecía bastante simple en el momento, pero cuando me metí en el montaje, la fabricación y la soldadura de todo, rapidadmente se hizo muy complejo."

Bautizó a el coche como "Valley Fever", en homenaje a un Dragster Top Fuel con el mismo nombre, en el que trabajó en el Taller Eddie's Speed en Fresno en 1970 como parte del equipo. "Para algunas personas que estuvieron involucradas en el coche fue algo histórico; todos estuvieron involucrados con el Dragster Top Fuel Valley Fever hace cuarenta años".

 

Descargar Artículo Completo